El domingo pasado festejamos el cumpleaños de Francesca, Fran para los íntimos, y realmente fué una fiesta familiar, una reunión especial que nos convocó a movilizarnos hasta San Miguel del Monte y pasar todo un día al aire libre.

Pileta, parrilla, metegol, inflable, qué más pedir para desconectarse?

Una de las cosas que más me gustó además de la felicidad de Pao y Juli al ver a todos contentos, es ver a todos los niños y niñas conectarse con el lugar, jugar, nadar, olvidarse del celular y las tablets, como cuando éramos chicos y sólo jugabas con lo que tenías a mano.

Aquí un resumen de la fiesta, con algunos momentos que formarán parte de la herencia fotográfica de Fran, ésa herencia que tanto valoro y que amo que las familias atesoren.

 

 

Facebook Comments